Páginas

lunes, 7 de abril de 2014

UN TAPADO MÁS O MENOS



Quizás mañana sea el día - le comentó con cierta ironía Luis, mientras acababa de atarse la zapatilla. Le vio alejarse trotando por la carretera. No le soportaba, Luis era el típico compañero de carreras que cumplía todos los requisitos del tapado. Siempre estaba mal antes de una prueba, incluso fingía estar enfermo. Sus entrenos, casi siempre buenos, los convertía en casi siempre malos. Se subió al coche y tomo la carretera que bordeaba el acantilado. Tras invadir el arcén en la tercera curva, miró el retrovisor, al tiempo que aceleraba. Un tapado menos - pensó.

lunes, 23 de diciembre de 2013

PRESENTIR LA META

"Se apresuró, como un corredor de maratón que presiente la línea de meta, fuera de su vista pero intuida en el dolor de los pies y las piernas, en el agotamiento que le invade a cada respiración"
John Katzenbach en  El psicoanalista.

lunes, 16 de diciembre de 2013

MALA CONCIENCIA RUNNER



 Su conciencia no podría soportarlo, pero pensó que hacerlo de vez en cuando tampoco era tan malo. La primera fue en soledad, con la misma euforia del adolescente que descubre el sexo. El subidón fue instantáneo. La segunda, acompañado: Dos hombres y una mujer, tan sudorosos como él mismo, compartieron el momento. Y, por fin, su tercera vez en un día. Cuerpos de mujeres y hombres jadeantes le acompañaron al recortar la última curva de aquel maratón. Ya era maratoniano, pero su conciencia le decía que tenía algo de lo que avergonzarse.

martes, 10 de diciembre de 2013

SUEÑOS DE CORREDOR



Se durmió soñando que él también podía volar. Despertó con la primera luz del amanecer y sus músculos se tensaron como nunca, anunciando que era un día especial. Se vistió con la ropa deportiva preparada la noche anterior, dispuesta como la primera vez sobre la silla de su alcoba, y se calzó sus zapatillas de correr, un ritual que repetía domingo tras domingo desde hacía muchos años. Pero hoy era diferente. Desde el ventanal, observó a los cientos de corredores que se preparaban para afrontar los primeros kilómetros del maratón. El ya no podía correr, se conformaba tan solo con verlos volar sentado en su silla de ruedas.